julio 23, 2024

Los 4 errores más comunes de una nueva franquicia, y cómo evitarlos

Estas buscando comprar una franquicia o ya tienes una? De cualquier forma, Felicidades! Estás en el camino correcto… Ya analizaste cual o cuales hacen match con tu personalidad y ya revisaste disponibilidad y todos los temas a definir? También puedes echarle un ojo a los otros post que tenemos aquí en Planeta Franquicia, seguramente encontraras información de mucha utilidad.

EL modelo de franquicia te puede permitir emprender y operar exitosamente un negocio, ya probado, sin tener que empezar todo desde cero. Eso obviamente disminuye muchísimo los riesgos asociados y aumentan la probabilidad de que tu nuevo negocio funcione bien. 

Pero no por ser una franquicia exitosa, con una marca reconocida y bien establecida en el mercado, significa que el éxito de tu negocio (unidad) este garantizado ni que vaya a ser fácil. 

Jamás hay que asumir que esto va a ser una apuesta segura! Tener y operar una franquicia, como cualquier negocio, requiere de mucho trabajo y tiempo, incluso requiere de dinero (inversión)  al inicio sobre todo.

Bien, pues hablemos de lo que puede salir mal… sí, no nos gusta pensar en ello, pero es crucial conocer las cosas que debemos cuidar para asegurar el éxito de un nuevo negocio.

Aquí presentamos los 4 errores más comunes entre franquiciatarios novatos:

1- Sobrestimar el capital que tienen disponible y subestimar los costos que puedes llegar a tener. Lamentablemente, este error es el más común de todos. Franquiciatarios nuevos cometen el grave error de pensar o creer que podrán conseguir fácilmente más capital (dinero líquido) en caso que lo requieran para la operación de su negocio. Igualmente, subestiman lo que requiere un negocio recién iniciado para su supervivencia durante los primeros meses, incluso años. Incluso con el apoyo y guía por parte del franquiciante, el franquiciatario debe ser muy exacto, objetivo y cauteloso al hacer los cálculos para esta nueva aventura que está emprendiendo. Estudia y aprende todo lo que puedas antes de iniciar, incluso, busca hacer amistades con otras personas que tienen ya una franquicia o negocio similar al que estas por arrancar. Trata de mantener un grupo de peers como apoyo continuo y para estar actualizado, e intenta hacer networking lo más posible en tu industria, región o comunidad. Es de vital importancia contar con los fondos suficientes que aconseja el franquiciante, sean propios o no. Si nos propios, o sea, alguien nos los va a prestar (banco, familiar, amigo, etc), es crucial tener esto asegurado antes de arrancar. Una vez arrancado el negocio, y si se requiere de una inyección adicional de capital, será mucho más difícil obtenerla. Es bien sabido que los bancos prefieren prestarle a quien no lo necesita…. y no le prestan al que sí lo necesita.

2- Asumir que por tratarse de una franquicia reconocida, o encontrarse en una economía fuerte, se tendrá el mismo éxito que otros.  Ojo, tú no eres los demás o tu competencia, tú eres tú. Probablemente no tengas todavía los años de experiencia en el negocio que tienen los otros. Por supuesto que las probabilidades de que funcione tu nueva franquicia son buenas, e ahí la razón de haberla adquirido en lugar de emprender algo completamente nuevo en el mercado. Una buena franquicia tendrá el un concepto probado, lo que atraerá clientes, pero no necesariamente todos vagan a tu tienda, o no de manera automática. Tendrás que trabajar duramente en buscarlos, encontrarlos, llamar su atención y, sobre todo, brindarles un servicio a clientes sobresaliente para mantenerlos. Tendrás que encontrar continuamente mejores formas de hacer todo esto y vencer a tus competidores. Esto es igual para cualquier negocio que exista, hay que ser mejores o tener una ventaja competitiva muy clara.

3- No tener paciencia.    Un nuevo franquiciatario debe ser paciente en todos los aspectos que se requiere; marketing, capacitación y entrenamiento, control de calidad, etc. Se debe seguir siempre un plan fríamente calculado, por ejemplo, es un error común tratar de abrir el negocio antes de tiempo. Esto puede ser costoso ya que se pueden perder los primeros clientes, dejando una mala primera impresión que después requiera de mucho tiempo, dinero y esfuerzo corregir. No inicies operaciones si no puedes atender debidamente a tus clientes. De los peores errores que se cometen es no seguir los procesos probados del modelo de negocio (que se está comprando y pagando por ello!). Si no tomas en serio el programa establecido, así como la enseñanza de años de experiencia del franquiciante, limitará as tus probabilidades de éxito y seguramente, pondrás en gran riesgo tu inversión (tiempo y dinero). 

4- Escatimar o tratar de ahorrar donde no se debe. Por ejemplo, dejar pasar un muy buen lugar debido al costo de la renta. La ubicación del negocio es normalmente un factor clave en el éxito de la misma. Esto aplica obviamente más para algunos giros que para otros. Dicho de otro modo, tratar de ahorrar en la renta de un local, y a cambio irse a una ubicación que  no sea buena, terminará siendo un error sumamente costoso. Normalmente se requiere de suficientes lugares de estacionamiento, buena visibilidad desde la calle y comodidad de acceso. Vale mucho la pena tomarse el tiempo necesario para escoger una buena ubicación. Pasa igual en los sueldos de los empleados, lo barato sale caro, más para los empleados clave o de confianza. Aquí aplica la frase de que sale más caro mantener un mal empleado con poco sueldo, que uno bueno con un sueldo mayor.

Estos y algunos otros errores principales o comunes pueden hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso. Se debe analizar todo muy bien a detalle. Nada se puede garantizar al 100%, pero informarse muy bien, estudiar los materiales cuidadosamente y al hacer los análisis de negocio de manera calculada y objetiva, podemos incrementar sustancialmente la posibilidades de éxito y el futuro crecimiento de un nuevo negocio nuevo.